1 oct. 2007

Chelsea, un proyecto sin coronar: Antecedentes

Me parece interesante, ahora que estamos ya todos en relativa normalidad (es decir, ligas deportivas en juego, curso escolar, etc), hacer unas consideraciones generales sobre el fracaso de los últimos años del Chelsea.

Alguien podría argumentar que el Chelsea no ha fracasado como tal, ya que ha pasado de ser equipo del pelotón de cabeza a ser máximo favorito a todo. El caso es que el cambio, al fin y al cabo, no ha compensado.

Dividiremos el artículo en tres. En ésta, hablaremos del cambio de mentalidad del equipo desde mediados de los años 90 hasta la llegada de Mourinho en 2004, en constante crecimiento, pero con un nivel de exigencia brutal estos últimos años que se ha llevado consigo a alguien con tanto ego como Jose Mourinho.

En la siguiente parte, veremos la "era Mourinho" y su imposibilidad de dar la Champions al club.

Finalmente, explicaré cómo he tenido la impresión de que esta temporada era la peor del Chelsea en cuanto a planificación deportiva y de plantilla, dando la impresión de no jugar a nada, de no saber lo que se busca y de perder un rumbo que, según parece, va a ser difícil de recuperar si no se hace tabla rasa.



Tomamos al club asentado en la Premier League hacia 1993 en puestos de media tabla y sin relevancia en los torneos coperos. Glenn Hoddle, futuro seleccionador inglés, coge las riendas del club como entrenador-jugador y eleva su nivel de juego, llegando ese mismo año a la final de Copa. Al año siguiente, su brillante campaña en la Recopa da mayor viabilidad económica al club, y en 1995 contrata a Ruud Gullit. Hoddle seguiría un año más como entrenador, pero en 1996 se va a la selección y deja el puesto de manager en manos de Gullit.

Gullit lleva al equipo un paso más alto, y aprovecha su dilatada carrera en Italia para atraer grandes jugadores al proyecto, como Roberto Di Matteo, Gianluca Vialli o Gianfranco Zola. El equipo consigue su primer trofeo en 27 años con la Copa de 1997, y esto permite nuevos fichajes para engrandecer el proyecto, como Gustavo Poyet, Tore Andre Flo y algunos otros nombres. Sin embargo, las relaciones del propietario con Gullit no son buenas, y tras unas discrepancias es despedido, siendo sustituido por Vialli en el banquillo. Con él, en 1998 el Chelsea gana la Recopa (su primer título europeo en casi 30 años) y la Copa de la Liga. El equipo seguía creciendo, con nuevos jugadores como Marcel Desailly subiendo al barco.

Eran años de crecimiento y estabilización, siempre en un segundo plano tras los poderosos. Se ganaría la Supercopa de Europa al Real Madrid a los pocos meses, un meritorio tercer puesto en la Premier en 1999 y la Copa de nuevo en 1999-2000, temporada en la que el equipo debuta en Champions y llega a cuartos de final con un buen juego, siendo eliminados agónicamente por el Barcelona en la prórroga. Nuevos jugadores como Jimmy Hasselbaink fueron fichados, pero el equipo no daba el paso adelante de asentarse como opción de poder en la Premier, y Vialli fue despedido, ayudado por su mala relación con parte del vestuario.

Se eligió a Claudio Ranieri como el entrenador para llevar al equipo a lo más alto. Realizó sus primeros traspasos de jugadores con una edad elevada, y trajo a nuevos jóvenes como Gallas, Gronjkaer, Zenden o Lampard. Sin embargo, con Ranieri no mejoraron los resultados del equipo, y la deuda se acumulaba, por lo que el propietario Bates decidió vender el club. El comprador, un joven multimillonario ruso llamado Roman Abramovich, que pagó una fortuna por el club y llegó con ganas de auparlo a la cima definitivamente. En ese verano de 2003, el Chelsea revienta el mercado fichando a los Wayne Bridge, Joe Cole, Claude Makelele, Juan Sebastián Verón, Hernán Crespo, etc.

Fue una campaña de éxito moderado. Se terminó segundo en la Premier, el mejor resultado de la historia, y en Champions se llegó más lejos que nunca: quedando primeros de grupo, eliminaron al Stuttgart en octavos y al Arsenal en cuartos de final. Sin embargo, el Mónaco, un equipo con muchos menos recursos, elimina al equipo en semifinales. Abramovich no ve suficiente el progreso, y se decanta por despedir a Ranieri cuando ve que Jose Mourinho, ganador de la Copa de Europa con el Oporto, se pone a tiro. Estamos en el verano de 2004, y aquí termina la aproximación a los antecedentes de la era Abramovich-Mourinho.

5 comentarios:

Giles dijo...

Yo creo que el Chelsea antes de abramovich era un equipo más que puede que estuviera en auge pero que de no sepor el magnate ruso nunca hubiera llegado a lo que es hoy, un grande.

si bien antes de la llegada de Abramovich estuvo en la champions yo creo que se debio más a unos buenos años que a un proyecto solido. En Inglaterra ha abido unos años en los que el pool no era lo que se esperaba y daba pie a que equipos como el chelsea o el leeds de Alan smith jugaran la máxima competición si bien no creo que esos dos equipos fueran mejores que el Totenham o el Bolton actual sino que aquellos tenían menos competencia.

De hecho la llegada de Abramovich supuso la ruptura con todo lo que se había hecho con anterioridad, ya que con los dueños anteriores se buscaba una política de fichajes basada en jugadores contrastados tirando a veteranos(desailly, hasselbaink, ferrer o poyet por ejemplo) mientrás que Abramovich apostó por jugadores de gran calidad y a los que aun les quedaban años por delante como demuestra el que sigan jugando a primer nivel.

Con la llegada de Mourinho esta política de fichajes cambiaría pero de eso ya hablaremos cuando publiques la segunda parte

ale

Lai dijo...

Buenas,acabo de hacerme mayor y creo que el Chelsea, mi Chelsea, es un pedazo de equipo que se va a ir a tomar por culo por culpa de mamarrachos como el Mandril que les ficha jugadorazos y los payasos del Chelsea que venden a lo mejorcito por 4 chavos, es un juego de rameras. Ahora con el trasto que han traido de entrenador van a hacer reir y solo espero que a Abramovich se le inflen los cojones y vuelva a tener ilusion en el equipo y fiche como loco a cracks continentales. ¡¡¡Viva TEJERA, crack!!!
Pd: ya vuelvo a tener internet en Baskistan, estamos coñectados!!!

Brian Grant dijo...

-> Giles

Está claro que Abramovich es el que da el empujoncito al Chelsea en forma de talonario. Hasta su llegada, el equipo estaba en claro progreso, pero nunca partía como favorito a nada del modo que lo hace ahora. Pero eso no quiere decir que no hubiera un buen proyecto de base, aunque con tantos problemas en un vestuario no se suele tener éxito.

Abramovih, más que Mourinho, cambia la política de fichajes, ofreciendo un cheque en blanco a cada mánager. Mourinho adecúa esa política a su estilo posteriormente, pero como bien dices lo veremos en la segunda parte.

-> Lai

No me cabe duda de que Abramovich está hasta las narices de gastarse el dinero sin miramientos para que ningún entrenador le acerque a la Champions. Por eso, y por su arrogancia, se ha cargado a Mourinho, aunque ha delegado en una persona que no creo tenga mucho poder. Está haciendo de Piterman, y Avram Grant es su Chuchi Cos particular, mucho me temo.

Para el año que viene está la opción de que se le calienten más los cascos y ponga el club en venta o que haga el proyecto más ambicioso que se pueda imaginar.



Mañana cuelgo la segunda parte del artículo, la era de Mourinho.

Giles dijo...

No creo que un millonario estrafalario como Abramovich se ponga nervioso por ganar o no títulos.

Yo creo que él se siente como en el Pc Fútbol y más ahora que es el entrenador en la sombra y que ve el chelsea como un juguete en sus manos, al que él ha hecho un grande y que la afición "blue" solo tiene cosas que agradecerle(distinto de Piterman aqui)

Una prueba más de que no va a vender el club, y que en mi opnión ahora se siente más dueño de su "juguete", es el que viniera ayer a Valencia a ver el partido

Brian Grant dijo...

-> Giles

Está claro que ahora él es el entrenador del Chelsea, pero ya veremos cómo está de ánimos para seguir el año que viene y en qué rol, si metiéndose en la parcela técnica o no. Avram Grant es una mera paloma mensajera de Abramovich hacia los jugadores, aunque su experiencia como entrenador pueda asesorar al magnate ruso.

Ha sido un año muy dduro para él, con las luchas internas con Mourinho, los problemas con las renovaciones de jugadores, las decepciones de no ganar nada y su divorcio.

Sobre que ayer estuviera en Mestalla, siempre ha viajado con el equipo. Y más ahora, que es entrenador aunque no conste como tal.

Esta noche completo la siguiente actualización.