19 mar. 2008

El mejor cine de 2007: En el Valle de Elah




Premios: Nominación al Oscar de Tommy Lee Jones (mejor actor principal)
Otras menciones de tipo menor.

Espectacular película, demasiado ignorada en los premios del año pasado y con división por parte de la crítica, que sitúa la acción en la contemporánea guerra de Irak. La narración nos lleva a un padre cuyo hijo regresa del conflicto iraquí pero desaparece misteriosamente, y su búsqueda de la verdad pese a problemas de todo tipo para encontrarla.

Tras la cámara, Paul Haggis en su segundo trabajo tras la comercialmente exitosa Crash, filme que también me agradó. El canadiense busca una historia más personal y menos ruidosa en este trabajo, más intimista pese al trasfondo de un conflicto tan global. Se nota, sin duda, que Haggis ha aprendido de la maestría de Clint Eastwood, a quien escribió Million Dollar Baby, en una doble vertiente. El juego del flashback y el trasfondo bélico nos recuerdan a Banderas de nuestros padres, en la que también intervino; de hecho, la utilización de los efectos de la guerra en los combatientes y el síndrome postraumático al volver del conflicto recuerdan, y por momentos superan, al filme de Eastwood. Asimismo (y evitando cualquier spoiler), según avanzan los acontecimientos tuve la sensación de sobriedad dentro del detalle y de impacto como cuando vi Mystic River.

La película tiene un ritmo bastante lento, que desesperará a más de uno (sobre todo si ha entrado al cine pensando que verá algo sobre guerra con cañones y explosiones). Haggis ha tenido buen maestro y sabe desarrollar las situaciones, no dejar cabos sueltos y perfilar psicológicamente a cada personaje. Cada escena destila aroma a cine de calidad.

La actuación de Tommy Lee Jones es impresionante, en una demostración de cómo expresar sentimientos sin caer en el más mínimo histrionismo. Según Wikipedia, Paul Haggis ofreció el papel a su viejo maestro Eastwood, que lo rechazó aduciendo que su etapa actorial ha finalizado. Lee Jones se adueña de la película por completo, en una justísima nominación al Oscar por su papel de padre atormentado por la pérdida y, sobre todo, la incertidumbre. El resto de actores también cumple su papel con éxito, con Charlize Theron y Susan Sarandon en los otros roles.

El filme es bastante duro, por algunas imágenes y por el tratamiento de los temas. La guerra de Iraq se aborda desde múltiples perspectivas, y sale muy mal parada por la actuación de los norteamericanos en ella. No es una película bélica en absoluto, sino una película humana, un drama de las consecuencias de un conflicto en unos jóvenes soldados y de cómo la gente que se queda en Estados Unidos ignora la crudeza vivida en Iraq. También ahonda, muy necesariamente, en los conflictos entre los encargados de impartir justicia militar/civil en la sociedad americana, denunciando actuaciones inmorales de quienes son considerados veladores de paz y equidad.

En resumen, una impactante y brutal historia, que sin duda podemos contar entre las mejores del año. Evita caer, dentro de la dificultad que conlleva, en algún tópico fácil de este tipo de cine del que tantos intentos comprometidos se hacen; desde el título, emulando a un David iraquí contra un Goliat americano, hasta la última y metafórica imagen, merecen la pena. Sin temor a exagerar, tal vez el tiempo dictamine que En el Valle de Elah es a Iraq lo que Apocalypse Now fue a Vietnam. Va para clásico y espero que no sea injustamente olvidada. Mi veredicto es un nueve.


Foto:
vallartafilmfestival.com

No hay comentarios: