28 jun. 2008

FCB Fútbol Base: El Barça B (1)

Acaba la temporada. Acaban los exámenes. Ante la avalancha de información acerca de la Eurocopa y la final, que nos satura a todos, la alternativa es hablar de otra cosa. Ya habrá tiempo de analizar el europeo, que está siendo el mejor gran evento futbolístico que recuerdo. El mercado de jugadores se mueve lentamente, salvo el Barcelona, que debe tener todo atado para el 6 de julio... por si acaso. El Real Madrid concentra sus esfuerzos en un objetivo faraónico, con otras opciones en la recámara, y equipos como Valencia o Atlético de Madrid están más pendientes de soltar lastre en forma de jugadores descartados que de fichar. Sevilla y Villarreal se mueven con tranquilidad, a la vez que la sensatez que los caracteriza estos últimos años.

Hoy me apetece hablar de fútbol base, de actualizar el informe de la cantera blaugrana que hice allá por diciembre del año pasado (ver etiqueta "fútbol base" a la izquierda del blog). La primera parte estará centrada en la táctica del Barcelona B, un equipo del que he visto todos los partidos y que cobra especial interés debido a que su entrenador promocionará al primer equipo de cara a la temporada que viene. Dejaremos otros artículos para el análisis de jugadores, juveniles y categorías inferiores.


Generalidades y estilo de juego


El equipo ha ido de menos a más, creciendo partido a partido. En el Mini Estadi, se ha mostrado muy sólido durante toda la temporada, especialmente en el último tramo atacando y defendiendo en bloque. Fuera de casa, el grupo empezó con muchos problemas: era el equipo a batir en la categoría, con unos rivales motivados y veteranos y campos pequeños y de hierba artificial que se adaptaban muy mal a las características de los jugadores. En los primeros meses hubo dudas, se perdían partidos y se encajaban demasiados goles; en los últimos meses, el juego también ha ido a más, se han recibido pocas dianas en contra y el juego ha sido inteligente, rápido, de toque y, en ocasiones, directo.

La mejoría se ha debido a varios factores. En primer lugar, la llegada de Chico al filial en diciembre, cedido del Cádiz, ha dado al equipo una entidad asombrosa en el juego aéreo; donde había problemas, se encontraron soluciones, y se acabaron los goles en jugadas de estrategia. También el sistema, al que los jugadores se acostumbraron poco a poco, tuvo bastante que ver; era un grupo muy heterogéneo, con muchos fichajes y muchos jugadores procedentes del juvenil. En cuanto el equipo se conjuntó y se acostumbró al esquema de juego, los automatismos y la resolución a los problemas llegó. La tercera vía de mejora del equipo fue la incorporación del juvenil del israelí Gai Assulin, que dotó al equipo de movilidad, rapidez y gol en los metros finales partiendo de banda o, en determinados partidos, como delantero centro.

El equipo ha tenido un gran mérito al recuperarse de las numerosas lesiones que han visitado el Mini durante la temporada. Algunos jugadores como Marc Valiente han tenido problemas durante todo el año, y otros han tenido lesiones que les han apartado de los campos durante unas semanas: Botía, Guerra, Víctor Vázquez, Chico, Víctor Sánchez, etc. Incluso el holandés Jeffrey Hoogervost fue despedido en diciembre, visto que no se recuperaba de una larga lesión. Estaba destinado a ser el titular junto a Valiente en el centro de la zaga, pero no llegó a debutar.


El esquema del equipo ha sido un 4-3-3, parecido, pero no similar, al del primer equipo. En defensa, un central contundente solía combinarse con otro que sacaba el balón con criterio, pero ambos siempre buenos en el juego aéreo. Han llegado a jugar en la posición Marc Valiente, Botía, Chico, Xavi Torres, Víctor Sánchez y el juvenil Bolaños. Los laterales, con bastante proyección ofensiva, con la titularidad de Córcoles por la derecha y Espasandín por la izquierda. Fali ha sido el primer recambio de ambos. Los tres hombres en la media destacaban por la fuerza, con un pivote defensivo que han sido Xavi Torres al principio del año, Marc Valiente hacia mitad de temporada y Sergio Busquets en los últimos partidos. Como interiores, se han turnado hombres como Crosas (hasta diciembre), Dimas, Abraham y Toribio. Y la modificación más importante respecto al tercer equipo ha sido en los tres hombres de arriba, con dos extremos que llegaban hasta la línea de fondo y un punta. Los extremos han sido Gai, Jeffren y Pedrito sobre todo, y el delantero se lo han repartido Guerra (como "nueve" rematador puro) y Víctor Vázquez, cayendo a recibir y dejando al equipo sin referencia adelante, buscando la llegada.

El trabajo táctico de Guardiola ha sido excelente, desde las rotaciones entre jugadores para hacer sentir importantes a todos hasta lo puramente futbolístico. El juego combinativo en el medio campo ha sido excelente, con hombres cuyas principales características tampoco eran de virtuosos. Todo el equipo trabajaba en defensa a la vez, con buenas basculaciones laterales y cambios de posición constantes según la jugada. En ataque, mucha movilidad y llegada por bandas sobre todo, con extremos que centraban desde el final del campo y muchos goles de los centrocampistas. La impresión es que ningún cabo estaba por atar antes de los partidos, con alineaciones inteligentes y un scouting del rival bien preparado, gentileza del colaborador Domenech Torrent. Y otra de las cosas más importantes ha sido la estrategia; faltas y corners preparados que han propiciado muchos goles y jugadas de peligro durante el año. Qué diferencia con el primer equipo, donde daba la impresión de que Rijkaard dejaba todo a la improvisación y que algún crack le sacase las castañas del fuego.

En un par de días, el informe de jugador por jugador del filial.

No hay comentarios: